lunes, 23 de diciembre de 2013

El Corte Inglés contrata personal de habla rusa

La cadena comercial El Corte Inglés ha iniciado la incorporación de personal de habla rusa a su plantilla de trabajadores como consecuencia de la gran demanda de clientes provenientes de Rusia. En los últimos años los turistas venidos de este país han crecido en gran número, siendo las costas españolas el lugar preferido para sus vacaciones.

Cuando los turistas rusos realizan sus compras en España, se encuentran con un gran problema y es que, en su mayoría, no hablan inglés, ni tampoco español, con lo que realizar sus compras en los centros comerciales y tiendas es toda una odisea para ellos. Como el perfil de estos turistas es de personas con un gran poder adquisitivo, las empresas españolas no quieren perder esta oportunidad de negocio.

El Corte Inglés da un paso adelante en la atención personalizada a los clientes de Rusia y se convierte en pionero con la contratación de personal de habla rusa. Desde el departamento de comunicación de El Corte Inglés indican que "decidimos incluir en nuestra plantilla personal de habla rusa porque el cliente que nos visita de este país le gusta que le atiendan en su idioma y por tanto es más factible que al final realicen sus compras en nuestro centro comercial".

Los grandes almacenes de Alicante ya tienen dependientes de nacionalidad rusa contratados específicamente para despachar con clientes de este país.

"Desde hace unos dos años fuimos notando que crecían las visitas de la clientela rusa en la ciudad y decidimos que teníamos que dar respuesta a estos nuevos clientes que hasta ahora no habíamos tenido", agregan estas mismas fuentes. Asimismo, un buen número de firmas que trabajan en el centro comercial de Alicante también han incorporado en sus plantillas a personal de habla rusa.

Los dependientes rusos trabajan para todas las áreas y plantas. En cuanto hay un cliente ruso que requiere de traducción se llama al traductor para que acuda al departamento correspondiente. Dan cobertura a todo el centro. La hostelería y firmas de moda también disponen de personal fijo de habla rusa. El servicio de personal shopper, al igual que el resto de servicios del centro, también recurre a estos dependientes que actúan de intérpretes siempre que es necesario.

Esta medida seguramente será incorporada por otras grandes firmas comerciales que, como El Corte Inglés, no querrán desaprovechar la oportunidad de poder atender con todas las garantías a unos clientes tan lucrativos.

Fuente: El Mundo

lunes, 16 de diciembre de 2013

Premio Nacional de Traducción 2013 para Josu Zabaleta

El lunes 9 de diciembre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte concedió el Premio Nacional de Traducción 2013 al traductor Josu Zabaleta.

Este premio tiene una dotación económica de 20.000 euros y reconoce el trabajo de muchos años de carrera de Josu Zabaleta, que es uno de los mejores traductores al Euskera tal y como se aprecia en las varias obras literarias que ha traducido a este singular idioma.

Entre los autores que ha traducido se encuentran Pirandello o Pío Baroja, además de muchos otros. Asimismo, ha trabajado en otras áreas como por ejemplo en la traducción de documentales televisivos.

Josu Zabaleta es licenciado en Filosofía por la Universidad de Santo Tomás de Roma. Además del español y el euskera, domina el francés y el italiano. Asimismo, ha sido director del curso monográfico "La traducción en lenguas minoritarias" impartido por la Universidad vasca de verano en San Sebastián.

El Premio Nacional de Traducción tiene como objeto distinguir la trayectoria profesional de un traductor español, sea cual sea la lengua o lenguas utilizadas en el desarrollo de su trabajo, que en este caso ha sido el euskera.

Josu Zabaleta también ha sido director de la revista Senez, de traducción y terminología; responsable del área de publicaciones en euskera en la editorial Hordago; director del diccionario enciclopédico Lur Hiztegi Entziklopedikoa e investigador asociado en los proyectos AMETRA Y ACOTE de explotación de corpus lingüísticos paralelos para su utilización en la creación de memorias de traducción y en terminología.

Fue miembro fundador de la Asociación Profesional de Traductores, Correctores e Intérpretes de Lengua Vasca y en los años 2001 y 2007 fue galardonado con el Premio Euskadi de Traducción Literaria. Además, es miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca.

El jurado que ha fallado este premio ha estado formado, entre otros, por Francisco J. Uriz, ganador de la edición anterior, Nieves Paradela, perteneciente a la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE), Gonzalo Navaza Blanco, de la Real Academia Gallega, Esther Sánchez Pardo, del Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense de Madrid, la escritora Soledad Puértolas, que fue Premio Planeta 1989 con "Queda la noche", y por varios otros miembros.

Fuente: RTVE

lunes, 9 de diciembre de 2013

Las traducciones de árabe, inglés y rumano las más solicitadas en Andalucía

La Junta de Andalucía ha publicado un informe indicando que en el pasado año 2012 se realizaron 1.490 traducciones, entre las cuales el árabe, el inglés y el rumano fueron las lenguas más solicitadas en muchas de las ciudades andaluzas.

El servicio de traducción e interpretación judicial de la Consejería de Justicia e Interior realizó en los órganos judiciales de la provincia de Cádiz un total de 1.489 trabajos en más de 30 idiomas diferentes durante 2012, según los datos del balance anual de este programa.

Por idiomas empleados, el árabe ha sido el más solicitado, ya que con 536 traducciones representa el 36% de todas las lenguas demandadas en este servicio del Gobierno andaluz en Cádiz. A continuación, se sitúan el inglés, con un 19% (294 transcripciones); y el rumano, que alcanza un 11,89% (con 177 interpretaciones).

En unas cifras sensiblemente inferiores se encuentran el francés (5,64%), el portugués (4,63%), el alemán (3,9%), el chino (3,76%), además del italiano (2%).

El año pasado se destinaron más de 816.000 euros a la financiación del programa de intérpretes judiciales y traducción de idiomas, una prestación que ofrece la Junta de Andalucía desde que la comunidad autónoma asumiera las competencias en materia de justicia.

Con este servicio se trata de facilitar la asistencia de intérpretes y traductores de lenguas extranjeras en aquellos procedimientos en que, no disponiendo de intérpretes propios para efectuarse, se requieran de oficio por los órganos judiciales o instructores de las causas, según han explicado fuentes de la administración autonómica.

Los intérpretes y traductores profesionales asisten en los procedimientos de los órganos judiciales andaluces, siempre a petición del órgano judicial competente en el caso, con trabajos de ratificación, transcripciones o adveraciones mediante la audición de cintas y cotejo con una traducción escrita previamente efectuada por otros traductores de las fuerzas de seguridad para cerciorarse de que la misma es correcta, y, en caso negativo, corregirla.

Según la zona de España en la que nos encontremos, los idiomas predominantes cuando se solicita un servicio de traducción varían bastante. Como hemos indicado anteriormente, en Andalucía predomina el árabe sobre los demás, debido a la cercanía geográfica con los países del Norte de África, mientras que en otras zonas de España como en Levante, las traducciones que más se solicitan en estos momentos son de la lengua rusa, debido a la gran afluencia de turistas en los últimos años.

Fuente: europasur

viernes, 6 de diciembre de 2013

La importancia de las traducciones juradas

Los traductores jurados son los encargados de certificar, mediante un documento oficial, la validez de una traducción de forma que tenga el mismo valor que el escrito original. Las instituciones públicas, como ministerios, universidades, hospitales etc., son las que más demandan los servicios de traductores jurados y, según los últimos estudios, esta demanda cada vez es mayor.

Ser traductor jurado es una profesión difícil, no nos vamos a engañar, requiere de una formación muy especializada y constante, pero el reto profesional es apasionante para cualquier traductor.

Para que una traducción jurada tenga validez, según el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas, se establece que los traductores jurados emplearán “la fórmula que a tal efecto se dicte en la orden de desarrollo” del Real Decreto 2002/2009 de 23 de diciembre. Así, en la fórmula de certificación obligatoria deberán aparecer el nombre y los apellidos del traductor jurado, el idioma al que realiza la traducción, la lengua de origen del documento, el lugar, la fecha, la firma y el sello.

Este organismo también establece que en la orden de desarrollo del Real Decreto 2002/ 2009 se ha de indicar “la forma y contenido exacto del sello”. Pero hasta que se publique dicha reglamentación, el contenido del sello seguirá regulado de conformidad con el apartado 6 del artículo 7 de la Orden de 8 de febrero de 1996, en la que se especifica que deben figurar únicamente el nombre del traductor jurado, su dirección, su número de teléfono, su número de fax y el idioma o idiomas de los que es traductor jurado.

Con respecto al sello, ya el apartado 6 del artículo 7 de la Orden del 8 de febrero de 1996 indica que no puede añadirse “ninguna otra mención ni símbolo”, pero a lo largo del resto del documento hay algunos traductores jurados que sí añaden otros datos. Entre esos otros datos se pueden encontrar el número de páginas que tiene la traducción, si la traducción se ha realizado a partir de un documento original o una copia, si se trata de una copia compulsada o si es un documento transmitido por fax.

Asimismo, algunos traductores jurados adjuntan una fotocopia sellada del documento a partir del cual han realizado la traducción, incorporando así este documento a la certificación. En cuanto al precio de las traducciones juradas, los traductores jurados tienen libertad para elegir sus honorarios. Lo más habitual es que se cobre por palabra, ya sea según el número de palabras del documento original o según el número de palabras obtenidas en el texto de destino.

Los precios también pueden variar según el contexto en que solicitamos los servicios de un traductor jurado, ya que no nos cobrará lo mismo si tiene que trabajar un fin de semana o festivo o si el texto a traducir supone una dedicación mayor de lo habitual, o si se trata de un texto muy complejo o largo. Todos estos condicionantes pueden provocar variaciones en el presupuesto que recibamos.

Fuente: denoticias