viernes, 10 de febrero de 2017

¿Se debería traducir el lema "Make America Great Again"?

Como bien sabemos un buen eslogan publicitario puede llegar a muchas personas, hasta el punto de influir en la población para poder ganar unas elecciones tal y como ha sucedido en el caso de Donald Trump.

El presidente electo de EE.UU., que lo popularizó mediante sus gorras con la frase sobre la visera, se siente tan identificado con él que ha dado el paso de institucionalizarlo nombrando la web de información sobre su equipo de transición greatagain.com. Su significado en inglés se capta de inmediato, como un derechazo a la mandíbula, pero curiosamente su sencillez se retuerce al intentar decirlo en español.

En los medios en esta lengua se han podido leer variedad de versiones similares pero casi nunca idénticas. Hemos consultado a traductores profesionales e incluso entre ellos el lema que invoca el regreso de una Gran América se escurre como un ciempiés.

Yo diría: Que América vuelva a ser grande”, responde Miguel Sáenz, miembro de la Real Academia Española, que fue parte del cuerpo de traductores de Naciones Unidas y ha llevado al español a autores en inglés como William Faulkner o Salman Rushdie. “No es fácil, por la concisión de la frase”.

También renuncia a pasarlo al español el psicoanalista mexicano y traductor de la editorial Sexto Piso Juan Luis de la Mora: “Se me ocurre que más allá de una traducción como Hacer América grande otra vez, o Devolver a los Estados Unidos su grandeza, quizá valga la pena pensar que la frase es intraducible, sobre todo al español”.

El traductor inglés radicado en Madrid James Womack, doctorado en Oxford, considera que la mayoría de las traducciones del lema “suenan algo perifrásticas” y carentes de la “concisión” de su lengua natal. “Creo que hace falta una traducción interpretativa, que resuma los deseos de Trump y del trumpismo pero en otras palabras.

Como observamos a través de la opinión de diferentes expertos en la materia, ciertas expresiones son difíciles de traducir a otros idiomas, y algunos prefieren evitar traducir ciertos términos.

Estaría muy bien si las personas que reciben el mensaje conocieran la lengua en el que se emite dicho mensaje, pero en muchas ocasiones no es así y es ahí donde la traducción se hace necesaria.

Fuente: El País