lunes, 18 de noviembre de 2013

Las traducciones de contratos de exportación aumentan en 2013


La semana pasada nos referíamos a la importancia de los traductores para las empresas exportadoras, sobre todo cuando hay que suscribir contratos en otros idiomas o cuando es necesaria una reunión entre directivos de empresas de diferentes países o para la traducción de folletos comerciales, etc.

El crecimiento de las exportaciones en los dos últimos años en España ha proporcionado un balón de oxígeno muy importante para nuestra economía con el consiguiente crecimiento y expansión de numerosas empresas españolas. Este crecimiento se ha producido sobre todo en las PYMES que, gracias a los nuevos clientes provenientes de otros países, han conseguido salvar su negocio y, en algunos casos, incluso expandirlo incrementando sus beneficios.

Esta tendencia se está reflejando en el aumento de la demanda de servicios de traducción, especialmente para contratos de exportación y traducciones corporativas: páginas web, notas de prensa, traducciones de descripciones de productos, manuales o etiquetas, entre otros, a causa del mundo tan globalizado en que vivimos.

Por idiomas, las traducciones al inglés siguen siendo las más solicitadas por empresas y profesionales, aunque cada vez gana más peso la traducción al idioma local, destacando el español, francés, italiano, portugués, alemán, chino, ruso y japonés.

Cabe destacar otro dato importante, es decir el incremento en los últimos años de la demanda de lenguas de los países del este de Europa, como el checo, eslovaco, croata y rumano. Se debe tanto a un aumento de la localización de la producción en esos países (gracias a los precios más bajos de la mano de obra) como a la mayor vinculación de estos mercados con la UE.

En España se traduce también mucho a las lenguas cooficiales puesto que a menudo se piensa que incluir los productos y la información corporativa de las empresas en la lengua cooficial correspondiente aumenta las ventas y mejora la reputación al implantarse en regiones con alguna lengua en este régimen de cooficialidad.

Para exportar con garantías, la recomendación general es adaptarse a las exigencias locales del mercado en el que se desea vender. No se trata solo de traducir un texto literalmente, sino de interpretarlo y adaptarlo a la lengua, cultura, usos y costumbres locales. Ofrecer el producto y la información relacionada en la lengua materna del consumidor, gracias a una traducción de calidad, aumenta su confianza, lo cual repercute en las ventas y los beneficios.

La necesidad de traductores para empresas está en auge y además se espera un gran crecimiento en los próximos años por lo que esta profesión puede ser una buena salida profesional para numerosos aspirantes a traductores e intérpretes.

Fuente: elEconomista

No hay comentarios:

Publicar un comentario